Verdi Vice: empleador responsable de advertencia de huelgas

Christine Behle, en dts
Christine Behle, en dts
Probablemente habrá más huelgas de advertencia en el sector público.

Dado que los empresarios “no hicieron una oferta en las dos primeras rondas de negociaciones, nos están obligando a hacer huelgas de advertencia porque de lo contrario no habrá movimiento”, dijo Christine Behle, vicepresidenta del sindicato Verdi, el “Tagesspiegel”. En la disputa salarial, Verdi exige un 4,8 por ciento más de dinero para 2,3 millones de empleados en los municipios y el gobierno federal.

Las partes de la negociación colectiva están negociando por separado para las cajas de ahorros en dificultades y alrededor de 500.000 empleados en los hospitales municipales y centros de atención. "Exigimos un subsidio de cuidados de 300 euros al mes para hacer el trabajo más atractivo", dijo Behle del periódico. Además, Verdi quiere una pausa remunerada en el turno alterno, lo que supondría una reducción de la jornada laboral de 2,5 horas semanales para el personal de enfermería. "Estamos apuntando a un resultado aquí para mediados de octubre". Antes del 22 de octubre, cuando vence la ronda de negociación colectiva decisiva para todo el servicio público, Behle espera una oferta de los empleadores. “Depende de si tenemos que expandir la acción de huelga”. El vicepresidente de Verdi admitió discusiones internas sobre el momento de las huelgas de advertencia en el servicio público y en el transporte público local: “Pero no elegimos eso. Hubiéramos preferido posponer las negociaciones hasta el próximo año; los empleadores no quisieron ”. Ahora se llama a los empleados con“ sentimientos encontrados ”sobre las huelgas de advertencia. Por un lado, existe una “gran necesidad” porque los compañeros con turnos de hasta 14 horas en el transporte público se encuentran en una situación difícil. “El deseo de que reduzcamos estas cargas es muy grande. Por otro lado, vemos el riesgo de infección y la percepción pública de las huelgas de advertencia ”, dijo Behle al“ Tagesspiegel ”.

El mayor problema en el servicio público no es la falta de dinero en los municipios, sino la escasez de trabajadores calificados. "Entre el diez y el 15 por ciento de los puestos de servicio público no están cubiertos, y eso también se debe a las condiciones laborales y al salario", dijo la vicepresidenta de Verdi.